Datos de la encuesta, III parte. Perfíl del profesional de e-learning.

Datos de la encuesta, III parte. Perfíl del profesional de e-learning.

La primera parte de la encuesta solicita de los participantes datos relativos a su perfil profesional, manteniendo el anonimato. Por otra parte, analiza tanto el software e-learning al que se hace referencia, así como aquellos que conocen. El resumen de los datos recogidos refuerza muchos de los puntos analizados en apartados anteriores del trabajo (hace referencia a mi tesina que será expuesta en breve). Uno de los datos más llamativos es la juventud de esta modalidad. La media de experiencia de los encuestados se sitúa en los 6.8 años.

La encuesta se ha centrado en España, sin embargo, muchas de las fuentes donde se ha publicitado la encuesta son participadas por otros países de habla hispana. Aunque la representación mayoritaria sigue siendo España, el 23% de los encuestados reside en otros países. Destaca el 4% de Venezuela, Colombia y México.

Por otra parte, el perfil académico de los profesionales es muy elevado. El porcentaje más elevado (50%) lo poseen disponen de nivel de postgrado universitario, le siguen en orden de máxima representatividad el nivel de licenciado, diplomados, y tan sólo un 8% de los profesionales no cuentan con formación universitaria.

Respecto a la especialidad en la que cursó los estudios, es llamativo que el porcentaje más elevado lo ocupe el sector de la educación, seguido del (30%) que ocupa la informática, o que el área de Economía o empresariales, disponga de el doble de representados (8%) que áreas como la Psicología o Ingeniería (4%)

Debido a la juventud de la implantación de la modalidad, no sólo se hace necesario estudiar la formación inicial, sino también como han adquirido el aprendizaje necesario para desarrollar esta modalidad. Evidentemente, los datos hacen referencia a la reciente implantación de esta modalidad. El porcentaje más elevado, lo tienen los cursos especializados, puesto que en la actualidad no conozco que existan titulaciones universitarias de grado específicas en e-learning, y casi me atrevería a afirmar que tampoco está incorporada plenamente como asignatura en las titulaciones universitarias.

El porcentaje siguiente, lo ocupa el sector que describe haber adquirido los conocimientos por necesidades laborales. Otro síntoma más de la rápida expansión de esta modalidad y de la necesidad de adaptarse a la misma desde ámbitos laborales. Por último, es importante destacar el porcentaje tan elevado que ocupan los “autodidactas”. Si reunimos tanto a aquellos que han contestado por necesidades laborales, así como los autodidactas, se concluye que más del 57% de los encuestados no han recibido una formación básica en la modalidad e-learning, sino que su formación se ha centrado prácticamente en la experiencia. Otro síntoma más de que nos encontramos en una modalidad que aun está en los inicios.

El ámbito de aplicación, tal y como hemos hecho repetidas referencias en nuestro trabajo, lo ocupa la formación en empresas, seguida de la aplicación en el sector de le educación reglada y formación universitaria, y por último, la formación para desempleados.

Deja un comentario