Pedagogía En Equipo, ¿O En Grupo?

No voy a hablarte de las diferencias existentes entre los términos de “Equipo” y “Grupo”, o entre sus similitudes… tampoco lo voy hacer sobre el papel que debe desempeñar cada miembro del Equipo o del Grupo, tampoco sobre la misión y visión que debe compartir un Equipo o un Grupo, sus objetivos, las diferentes teorías y perspectivas que existen… Solo quiero intentar darte una respuesta a la pregunta que te hacías cada vez que tu profesor/a te decía que había que hacer un trabajo para su asignatura, y este no podía ser de manera individual…

Empecemos con un poco de fundamento teórico, sobre todo para que no pienses que soy un gran profesional, solo sé que soy alguien preocupado por su sociedad, por su mediocre sistema educativo, por la falta de compañerismo y amor entre las personas, por… vayamos al grano.

O mejor dicho al principio, donde empieza todo: La Escuela.

Según Mag. Zózima González, Directora General del Colegio Jean Piaget, y basándose en la obra “De La Pedagogía” de este gran tipo:

Partamos de una hipótesis, “el hombre necesita a los demás” para vivir, para compartir sus emociones, para resolver sus necesidades. El hombre es un ser social. Jean Piaget describe cómo vive el mundo el niño en sus primeras etapas de vida. Los niños son egocéntricos, tienden a creer que son el centro del mundo y a considerar sólo su punto de vista como si fuera el único posible, creen que todos deben pensar como ellos. Será necesario enseñarles que el punto de vista propio no es el único posible. Mientras se razona desde el punto de vista egocéntrico hay relaciones intelectuales que no se pueden comprender, hay operaciones intelectuales que no se llegan a realizar. El desarrollo social del niño, lo lleva a liberarse progresivamente de su egocentrismo. Sólo cuando logra salir de “su punto de vista”, el niño puede comprender las operaciones intelectuales esenciales.

El método de trabajo en equipo, tiene en cuenta que el niño por sí, tiende a la vida colectiva y al trabajo en común. El niño es un ser activo, la recepción pasiva supone el aislamiento intelectual de los alumnos. La investigación entraña colaboración y el intercambio y ayuda mutuos. El espíritu de cooperación se introduce naturalmente en el juego y en la escuela, más allá de la relación con el maestro o profesor, con los otros compañeros. Los métodos activos insisten en la relación de los niños entre ellos, el trabajo en grupo, la investigación en común, el autogobierno, implican la cooperación en todos los ámbitos intelectuales y morales. La cooperación lleva a una crítica mutua y objetividad progresiva.

Además de todo esto, por si fuese poco, Jean Piaget también llegó a las siguientes conclusiones:

VALOR DEL TRABAJO EN EQUIPO PARA JEAN PIAGET

  1. Se piensa en función de una realidad común.
  2. Se piensa en función de todos y no sólo de sí mismo.
  3. Se ejercita el hábito de ubicarse en el punto de vista de los otros. Es una fuente de reglas para el pensamiento.
  4. Organización Iniciativa y disciplina.
  5. El trabajo en equipo desarrolla la independencia intelectual de sus miembros.
  6. Se da intercambios y discusiones, control mutuo y reciprocidad.
  7. Discusión y verificación. Gozan del beneficio de la crítica mutua y del aprendizaje.
  8. Invención y verificación.
  9. Equilibrio entre el trabajo personal y el control mutuo.
  10. Esfuerzo personal.
  11. Ayuda mutua.
  12. Los débiles y perezosos se ven estimulados e incluso obligados por el grupo. Los fuertes aprenden a explicar y dirigir.
  13. Sentido de libertad y responsabilidad.
  14. Formación de ciudadanos libres y espíritu democrático.
  15. La cooperación es verdaderamente creadora, constituye la condición indispensable para la adquisición plena de la razón.

Dicho esto, pura teoría adquirida de una simple búsqueda por Internet que te animo a hacer si te interesa formar un Equipo, vayamos a la realidad que nos rodea.

Desde que nacemos y/o comenzamos nuestro recorrido por el maravilloso y entrañable “Mundo de la Educación”, ya sea una educación pública o privada, estamos “condenados” a vivir y trabajar en Equipo: No tengo una guardería solo para mí, no tengo un parque solo para mí, no tengo un docente solo para mí, no tengo un momento de recreo solo para mí… y así podríamos estar hasta que nos aburramos… Pero, ¿Y cuando comienzan los trabajos en Equipo? Aquí comienza la cosa a complicarse (sobre todo en las etapas de estudios superiores): Buscas a esas personas con la que compartes afinidades, aquellas que desde el primer día de clase te sientas con ellas, aquellas con las que te has ido de cañas… Y comienzan, a veces (muchas veces), los “conflictos”, y volvemos a nuestro egocentrismo infantil, y volvemos a pensar que nuestro punto de vista es el único posible, y volvemos a ser reacios a comprender esas relaciones intelectuales y… volvemos a nuestra niñez, al punto 0 de nuestro desarrollo.

Puedes estar de acuerdo conmigo, o no. Puedes haber tenido una suerte inmensa en el que siempre que has compartido experiencias profesionales, personales, intelectuales… con otras personas, te ha ido de maravilla. Si es así, no solo te felicito a ti por ser una gran persona, sino a tu entorno familiar, a los grandes profesionales de la educación con los que te has encontrado, a esas maravillosas personas… A todo aquel y aquella que te ha permitido desarrollarte como una persona capaz de respetar la forma y el modo en el que otros/as ven la realidad. Y todo ello sin necesidad de desvalorar o menospreciar a nadie. Pero estarás de acuerdo conmigo en que conseguir eso no te ha sido fácil. Por ello, te invito a que mejores este pequeño artículo comentando tus experiencias. Por mi parte voy a intentar dar un poco de luz a los/as que el trabajar en Equipo les resulta, digamos que un tanto “Laborioso”.

Dicen que la familia no se elige, tampoco los amigos… aunque estos últimos puede que sí. Pero qué ocurre en el entorno laboral.  Llega ese momento en la vida el que todo ser humano entra (o está en edad de hacerlo) en el mercado laboral y está “obligado” a entenderse con otras personas para cumplir el fin del proyecto en el que se encuentren inmersos. Es precisamente en ese momento donde te acuerdas, de todos y cada uno de los/as docentes que te decían, una y otra vez, en sus clases: Este trabajo lo realizaremos en grupo, recordad que cuando salgáis a la calle tendréis que trabajar con personas con otras ideas diferentes a las vuestras… Y tú, y yo, siempre decíamos lo mismo: Bueno sí, pero ya veremos cuando llegue la hora, tampoco será para tanto…

“Que tampoco será para tanto…” Seguro que esta frase te provoca una sonrisa unida a un leve suspiro si diariamente trabajas en un equipo de trabajo o estás abordando algún trabajo académico con compañeros/as de clase.

Pues aquí vienen mis conclusiones, ni mejores ni peores, ni malas ni buenas, pero ojalá te pares un momento tu vida a reflexionar sobre ellas y, te garantizo, que serás mejor miembro de un Equipo (en cualquier entorno):

  • “El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos”, Michael Jordan.
  • “Yo hago lo que tú no puedes, y tú haces lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas”, Madre Teresa de Calcuta.
  • “Trabajar en equipo divide el trabajo y multiplica los resultados”, Anónimo.
  • “No preguntes qué puede hacer por ti el equipo. Pregunta qué puedes hacer tú por él”, Earvin “Magic” Johnson, Jr.
  • “Son tres las cosas que le diría a un equipo para ayudarlo a mantenerse unido: Cuando algo resulta mal: yo lo hice. Cuando algo resulta más o menos bien: nosotros lo hicimos. Cuando algo resulta realmente bien: ustedes lo hicieron”, Paul “Bear” Bryant.
  • “Los individuos marcan goles, pero los equipos ganan partidos”, Zig Ziglar.
  • “La unidad es la variedad, y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo”, Isaac Newton.
  • “Las fortalezas están en nuestras diferencias, no en nuestras similitudes”, Stephen Covey.
  • “No hay problema que no podamos resolver juntos, y muy pocos que podamos resolver por nosotros mismos”, Lyndon Johnson.
  • “Los logros de una organización son los resultados del esfuerzo combinado de cada individuo”, Vince Lombardi.

Sé que estás pensando que te he engañado, y estás en lo cierto, esas conclusiones no son mías (De nuevo hice una búsqueda por Internet). Pero te diré algo, un trabajo (o una escuela, o una empresa, o cualquier institución posible, o incluso una VIDA) donde las personas no reflexionen, no sientan, no padezcan, no amen todo lo que hacen, no respeten, odien, se defiendan ante lo que no tiene defensa, prejuzguen, no escuchen, no luchen codo con codo, no muestren compañerismo, no radien de felicidad, no tiendan sus manos al fin que los una, no den lo mejor de ellos mismos, busquen el conflicto, quieran dejarse llevar por lo demás (Y así, de nuevo, hasta aburrirnos…) puede convertirse en el peor y más triste momento de tu vida o, simplemente, puede contribuir a que lo sea un poco más, ¿Qué triste, no?

Quizás, después de esta lectura, sientas el deseo de descubrir las diferencias existentes entre los términos de “Equipo” y “Grupo”, o entre sus similitudes… o el papel que debe desempeñar cada miembro del Equipo o del Grupo, o la misión y visión que debe compartir un Equipo o un Grupo, sus objetivos, las diferentes teorías y perspectivas que existen… Pues ya sabes, realiza una búsqueda por Internet y, luego, llega a tus propias conclusiones. Y si quieres compartirlas, deja tu comentario.

Por último, nunca tengas miedo a querer cambiar las cosas, a salir de la zona de confort, a tener el valor de proponer formar un Equipo, pese a quien le pese. El miedo solo te dirá que no puedes hacerlo.

“Reunirse en Equipo es el principio, mantenerse en Equipo es el progreso, trabajar en Equipo asegura el ÉXITO” (Henry Ford)

Autor: Miguel Ángel Guillén Morales

enero 7, 2018

Deja un comentario