Pedagogos, ajos y whatsapp.


1º Te invito a un experimento sencillo. Toma un diente de una cabeza de ajo, y en lugar de usarlo como condimento base en muchas recetas, plántalo. Riégalo adecuadamente, un poco de sol, y buena tierra. En verano tendrás una cabeza de ajo nueva.

Así se reproducen los ajos. Y te estarás planteando ¿qué tiene que ver con los pedagogos? Ya podemos decir que hemos resuelto 5 cosechas de pedagogos de la mención conocida como empresa y vamos a por la sexta. ¿Qué analogía tiene con los ajos? En aquellas empresas que hemos sembrado pedagogos, a día de hoy no sólo se mantienen, sino que además se han reproducido “laboralmente”. Donde había uno, en ocasiones ya tenemos contratados más uno, y además se han convertido en centros donde los pedagogos realizan sus prácticas tanto remuneradas como curriculares, al amparo de esos profesionales. Puedo nombrar muchos centros principalmente en la provincia de Málaga, pero también los tenemos dispersos por la geografía… Es que los ajos crecen casi en cualquier sitio, y el resultado es la mejora de la calidad de los productos formativos.


2º ¿Qué tienen de especial los ajos? Su fuerza. El ajo es realmente un bulbo, que lo entierras a 3 o 6 centímetros, y en pocas semanas germina un brote con fuerza. Además se adaptan a casi todo tipo de climas y terrenos. Crece rápido y es muy aprovechable… no sólo los dientes, sino también el porrino… un vástago que tiende a enrollarse y que es considerado como delicia gastronómica. Pero además a mitad de camino entre el ajo y la nueva cabeza de ajo podemos recogerlos como ajos tiernos o ajetes.

Cuando he hablado con más de un propietario de empresa, o directivo que cuenta en su equipo con pedagogos para tareas de formación, descubre que este profesional tiene mucho que aportar. Son creativos, se adaptan a las necesidades, y crecen paulatinamente como profesionales. Su ámbito laboral no se limita al colegio, son profesionales adecuados para el diseño de la formación, para procesos de tutoría, para obtener el máximo partido en la gestión de campus virtuales, para asesoramiento de formadores, en el ocio, organizan sesiones de formación adaptadas a las necesidades desde modelos clásicos a sesiones de outdoor training, son los profesionales adecuados para el desarrollo de la gamificación o cualquier otra área relacionada con el aprendizaje (tan necesario en estos tiempos). Hemos conocido en los sucesivos Congresos desarrollados en Málaga pedagogos que entrenan y forman a pilotos de avión, pedagogos que desarrollan terapia a través de robótica educativa, que trabajan la inteligencia emocional, desarrollan serius games, o se dedican al emergente Big data orientado al aprendizaje. Desde aquellos que trabajan en empresas de formación o departamentos de formación, en el diseño de acciones hasta otros que desarollan su labor en ámbitos hospitalarios. Y la pregunta más genérica es.. ¿qué hace un pedagogo en….?  Pues como los ajos, crecen y se desarrollan de forma soterrada, casi oculta, y cuesta trabajo desenterrarlos, pero cuando lo haces, consigues hablar con profesionales implicados, a los que poco les interesa que opinión tienen de ellos.  Son generalmente unos amantes de su trabajo.

Actualmente si quieres una acción formativa de Word, o de Excel, el pedagogo te evaluará cual es la más indicada. Pero si quieres una acción formativa concreta, de una aplicación informática exclusiva para tu negocio, o sencillamente crear una red de conocimiento de los profesionales de un departamento, tendrás que contar con un experto en procesos de aprendizaje.

Y ahora entra el WhatsApp en juego. No lo habíamos olvidado. ¿Cómo sacar a flote a esos pedagogos? Los vemos emerger en situaciones aisladas: congresos, seminarios, o encuentros que desafortunadamente no son muy frecuentes cuando se trata de la pedagogía NO escolar. En una de esas conversaciones entre 2 pedagogos se nos ocurrió usar esta red social para que la comunicación fuera más fluida. Dudamos, pero al final probamos… y el resultado ha sido excelente, brillante, como no podía ser menos. Actualmente casi 50 pedagogos principalmente de la provincia de Málaga, y algunos sevillanos muy queridos e implicados formamos un grupo de WhatsApp que como no podía ser menos ya comienza a ofrecer sus frutos.


3º Volvamos a los ajos… ¿para que se usan los ajos? Todos sabemos que es un condimento básico en las comidas. Hay recetas en los que el ajo juega un papel fundamental, como es el pollo al ajillo, o la sopa de ajos. Otras recetas requieren ajo como condimento, pero curiosamente, el ajo no se come solo. A quien le pica ajos come es una frase frecuente, y es que los ajos crudos no son muy recomendables.

Pues con los pedagogos ocurre algo similar. La pedagogía es una ciencia, repito es una ciencia que estudia la educación. La persona se educa durante toda su vida, por lo tanto, la pedagogía se aplica durante toda la vida de la persona, y la etapa más larga es la etapa laboral. Sin embargo, la pedagogía “sóla” no suele ser frecuente. Existen cursos de formación de formadores, metodología didáctica y otras áreas donde la pedagogía es el ingrediente principal, como también lo es el ajo en la sopa de ajos, pero lo más frecuente es que la pedagogía condimente otras áreas que hemos nombrado en el punto 2. La pedagogía se responsabiliza de optimizar los procesos de aprendizaje de matemáticas o de albañilería, pasando por la informática o la medicina. El diseño de acciones formativas tiene una base pedagógica, más o menos visible, más o menos eficaz o eficiente, y el pedagogo representa esta ciencia. Repito ciencia.

¿Qué nos motiva a repetir la palabra ciencia? Es fácil, de la misma forma que los ajos también se usan según algunos para espantar vampiros, que hasta la fecha que yo sepa no existen, los pedagogos tenemos “enemigos” que argumentan de forma tan ciéntifica como la existencia de vampiros que no somos deseables. Por lo tanto, personalmente los sitúo al mismo nivel de impartancia que para mi tienen los vampiros: entretienen, pero no su razón de ser no se sostiene. Defienden que para enseñar matemáticas es suficiente con saber de matemáticas, pero posiblemente apoye sus clases en materiales diseñador por pedagogos. Pero no debemos preocuparnos, son personas que también defenderían que el pollo al ajillo no tiene que llevar ajos en su receta… no merece la pena más atención.  De la misma forma que otras disciplinas y ciencias tienen sus “enemigos” la pedagogía no podía ser menos.


4º Hemos dejado claro el valor del ajo como condimento, pero ¿es beneficioso para nuestra salud? Aquí el ajo gana de goleada… tiene numerosas ventajas referidas a la salud: reduce la presión arterial y colesterol, aumenta la insulina, y un largo etcétera, por cierto, todo avalado por estudios científicos.

La pedagogía, y su aplicación es beneficiosa. Debemos aprender cada vez más y más rápido, especialmente en la etapa laboral. La pedagogía optimiza los procesos de aprendizaje, pero lo más importante: la educación juega un papel fundamental en nuestra sociedad. Elevados niveles de educación reducen muchas de las enfermedades de nuestra sociedad actual.

Es realmente curioso, y satisfactorio ver a un grupo de casi 50 pedagogos interactuando en un grupo de whatsapp. A este grupo dedico estas palabras. Se aprecian resultados muy beneficiosos a corto y largo plazo. En primer lugar coexisten profesionales de dilatada experiencia, profesores de facultad, y alumnos que aun estando trabajando aún no han terminado sus estudios. No ha sido un grupo restrictivo en el acceso, sólo que se ha ofertado a aquellos profesionales que voluntariamente quieren participar e intercambiar ideas. A pesar de las diferencias el flujo de información es constante. Va desde ofertas de trabajo, hasta resolver problemas muy técnicos relacionados con la aplicación de java en storyline. Eso son resultados a corto plazo. A medio plazo hablamos del próximo Congreso, ya hemos creado un índice de profesionales y hemos planteado la redacción de un libro que aglutine mediante artículos los conocimientos de este nutrido y saludable grupo de profesionales. A largo plazo, hablamos de la necesidad de la creación de un colegio andaluz de pedagogos. Y poco a poco, vamos avanzando en muchas áreas.

No tengo más que palabras de agradecimiento para estos pedagogos – ajos reunidos en un activo grupo de whataspp. Una mezcla inicialmente estridente, pero que considero que en breve empezará a ofrecer sus frutos de todas las formas, bien en ajetes tiernos, cabezas de ajos, o incluso para espantar vampiros.
diciembre 23, 2017

Etiquetas: ,

Deja un comentario