La neurociencia y la pedagogía «neurodisfrazada»

Foto de Glen Carrie en Unsplash

Entrada dirigida a pedagogos y otros profesionales de la formación.

Se abren nuevos horizontes. Los conceptos mente (pedagogía) y cerebro (neurociencia) están más próximos que nunca. La neurociencia es joven y con gran potencial. La pedagogía está más curtida y experimentada (con más experimentación acumulada). Estás características tan diferentes pueden ser la combinación idónea para ofrecer un gran impulso a los procesos de enseñanza – aprendizaje.

Pero ¡cuidado!, si nos acercamos a la neurociencia a través de diversas fuentes podemos apreciar que vivimos un momento que denomino “neuromoda”. Este momento disfraza grandes mentiras, y alienta a muchos manipuladores a crear confusiones y enfrentamientos entre pedagogía y neurociencia. Muchos de ellos disfrazan de “modernos principios neurocientíficos” lo que en realidad son principios de la pedagogía clásica.

Tratemos algunos ejemplos. A pesar de la percepción limitada y errónea del cerebro que corresponde al Siglo XVII, Comenio, considerado por muchos el padre de la didáctica, afirmaba principios  pedagógicos fundamentales, que algunos disfrazan adecuadamente de neurociencia para mejorar su popularidad. Veamos un ejemplo y que el lector se quede con la cita que le guste más:

  • Según Comenio (Siglo XVII) “Todo lo que a la hora de aprender, produce contento refuerza la memoria.”
  • Según la neurociencia (Siglo XXI): “Todo lo que a la hora de aprender, produce contento refuerza la memoria.”

¿Qué material didáctico pagaríamos más caro? ¿el que se apoya en ideas pedagógicas del siglo XVII o el que se apoya en los últimos avances de la neurociencia?. La respuesta es clara: los «avalados» por la neurociencia. Es más, según confirma Stix (2018) muchos expertos en neurodidáctica intentan evitar las exageraciones con fines publicitarios de los resultados de sus investigaciones.

Y es que después de poner mucha ilusión considerando la neurociencia como un nuevo aliado para mejorar los procesos de aprendizaje, especialmente en personas adultas, he descubierto mucho humo, he tenido que eliminar mucha paja para discriminar quienes quieren sacar partido vendiendo viejas recetas como “neuronuevas» de los avances reales de la neurociencia respecto a los procesos de aprendizaje.

“no deberían ser los neurocientíficos quienes propongan teorías pedagógicas ni soluciones mágicas a los problemas educativos supuestamente basadas en el funcionamiento cerebral, sino que su papel, como mucho, sería el de sostener o justificar las teorías pedagógicas que ya existen”

(Carballo, A. 2019)

Debemos llegar a lecturas más serias que nos llevan a vislumbrar un futuro prometedor gracias al combo neurociencia – pedagogía, y llegados a ese punto advertiremos que queda  aún queda un largo camino por recorrer.

…los estudios en neurociencia no pretenden, ni deben pretender en ningún caso, sustituir las tareas y las propuestas pedagógicas. La neurociencia nos dice cómo funciona el cerebro en cada caso y qué correlación tiene su funcionalidad con las diversas actividades mentales, y la pedagogía desarrolla estrategias educativas adaptadas a las diversas situaciones para sacar el máximo provecho del funcionamiento del cerebro, como ha hecho hasta ahora –pero ahora posiblemente con más datos, puesto que puede utilizar, y debería aprovechar, las que aporta la neurociencia.

(Bueno, D. 2018)

Mientras tanto, seguiremos recibiendo «neuroconsejos» que a poco que analizamos descubrimos que en muchos casos son teorías pedagógicas con siglos a sus espaldas, pero apropiadamente neurodisfrazadas:

“… otro consejo de los neurólogos a los pedagogos: cuanto de formas más variadas se transmita la información, tanto más anclada queda en la memoria a largo plazo”

Cualquier profesional de la formación que lea este consejo entenderá que este consejo no nuevo… es un principio pedagógico básico. Pero la cita sigue así:

“… se aprende con tanta más facilidad cuantos más sentidos intervienen”

Ya sabes, si eres docente y usas la voz, la pantalla o tienes la opción de lograr que alumnos experimenten conseguirás mejores resultados de aprendizaje, tal y como afirmaban entre otros Rousseau, Montessori o Freinet. Estoy seguro que en este punto se entiende la ironía… pero la cita sigue para añadir el lazo a esta afirmación:

«… puesto que las neuronas se comunican por impulsos eléctricos…» (Friedrich, G. y Preiss G., 2018).

Yo cuando doy clases me preocupo optimizar el aprendizaje de mis alumnos, pero como no puedo medir los impulsos eléctricos me conformo con mirar sus caras. Nada neurocientífico, lo admito, pero fundamentado en teoría pedagógicas y experiencia acumulada.

Siendo serios, frases de este tipo describen principios básicos del proceso de enseñanza – aprendizaje que ya han demostrado numerosos autores hace siglos, incluso cuando se atribuía al corazón la facultad de pensar y no al cerebro. Y así se leen y escuchan muchas ideas “neuromanipuladas” que sólo dañan la estupenda relación que debe existir entre pedagogía y neurociencia.

Por lo tanto dejaría la siguiente reflexión:

  • 1º La pedagogía debe considerar la neurociencia como un aporte esencial. Hace 3 décadas ya se afrimaba que la pedagogía estudiaba la mente y la neurociencia el cerebro (Burunat y Arnay, 1987). Gracias los avances recientes, la diferencias entre mente y cerebro se reducen, por lo tanto neurociencia y pedagogía cada vez están más cerca. 
  • 2º La neurociencia se centra en procesos de enseñanza aprendizaje, pero sería erróneo considerar que la neurociencia es la solución al problema educativo, dado que considerar la educación como un sistema exclusivo de enseñanza – aprendizaje es un error grave. 
  • 3º Si a pesar de conocer algunas soluciones al problema educativo (centradas o no en postulados de la pedagogía clásica) hasta ahora los profesionales de la educación no hemos conseguido aplicarlas en siglos a problemas educativos, debemos advertir a los neurocientíficos que tengan presente esta dificultad: no sólo se trata de encontrar la solución, también debemos plantearnos cómo aplicarla para que sea eficaz. Todos sabemos muchas soluciones para frenar el cambio climático: la dificultad está en la aplicación de dichas soluciones. 
  • 4º Debemos pensar que la neurociencia actualmente no es la solución a todos los problemas, pero no lo es especialmente en casos particulares. 
  • 5º La neurociencia utiliza a menudo la experimentación animal, para llegar a conclusiones que me atrevería afirmar que son erróneas o al menos podemos catalogarlas de presuntuosas. Por ejemplo (y es real) colocar unas gafas para que unas lechuzas jóvenes vean el mundo al revés, medir el tiempo de adaptación y después repetir el ejemplo con lechuzas menos jóvenes para comprobar de nuevo el periodo de adaptación y afirmar que como el tiempo de adaptación de las lechuzas menos jóvenes es mayor, concluimos que el adulto (referido a personas) no aprende tan rápidamente como el niño. Esta y otras afirmaciones similares son cuando menos presuntuosas respecto a su aplicación a humanos. Por ejemplo, no estaría muy de acuerdo en este postulado Rita Montalcini, Premio Nobel que afirmaba “A los cien años, tengo una mente que es superior a la que tenía a los 20, gracias a la experiencia”. 

Para terminar, damos un repaso histórico muy superficial de la relación entre autores clásicos y la neurociencia que he encontrado en diversos textos:

Siglo XVI. Erasmo de Rotterdam decía que no debemos sobrecargar a los alumnos de contenidos, a veces menos es mejor y que quien aprende sin miedo aprende con éxito.

Algo que han confirmado los neurodidácticas en 2008: el miedo dificulta al aprendizaje (Westerhoff, N., 2018)

Siglo XVII, Comenio: “Todo lo que a la hora de aprender , produce contento refuerza la memoria.”

La neurociencia dice: cuanto más positivas sean las emociones que desencadena el aprendizaje, con mayor facilidad se almacenará en la memoría … de forma más sencilla (Westerhoff, N., 2018)

SIglo XVIII. Rousseau. Los niños son curiosos por naturaleza, y afirma que lo mejor es que aprendan con problemas concretos extraídos de su mundo de experiencias.

La neurociencia ahora propone que para aprender matemáticas se usen piezas de arquitectura (Westerhoff, N., 2018).

Siglo XIX. Pestalozzi ya adelantaba en el que el aprendizaje ideal era con cabeza, corazón y mano.

La neurociencia afirma que el cerebro conjuga pensar, sentir y actuar

Siglo XX. Vigotsky propone el «habla interna» como herramienta para que el cerebro lleve a cabo sus funciones ejecutivas.

La neurociencia confirma que nuestra capacidad lingüística está compuesta por un gran número de procesos mentales que nos posibilitan la comprensión y la producción de los enunciados lingüísticos.

Siglo XX. Montessori señala que el juego espontáneo de un niño es la escena fundamental para entender como se aprende por iniciativa propia.

La neurociencia nos señala que una atmósfera distendida, confiable, que permita el juego son premisas fundamentales para desarrollar la curiosidad, y la creatividad.

Fuentes para seguir aprendiendo:

Vídeos:

Libros:

  • Bueno i Torrens, D. Neurociencia para educadores. Octaedro. Barcelona. 2018.

Revista Mente y Cerebro. Cuadernos M yC, nº 20, (monográfico) 2018. Barcelona. 

  • Westerhoff, Nikolas. La neurodidáctica a examen
  • Friedrich, Gerhard y  Preiss Gerhard. Neurodidáctica.
  • Herrmann, Ulrich. Bases cerebrales del aprendizaje
  • Stix, Gary. Técnicas para la estimulación del aprendizaje.
  • Sanmartí Puig, Neus y Marchán Carvajal, Iván. La educación científica del siglo XXI: Retos y propuestas

Artículos

Las 10 preguntas más importantes sobre Familylink (herramienta de control parental)

Family Link es una herramienta que colabora con el control parental sobre dispositivos móviles de menores.

Queremos ayudarte a conocerla mejor.

Lo sabemos. No es un tema habitual en este blog, pero tampoco existen muchas referencias relacionadas con esta temática y nos hemos atrevido a realizar un breve aporte que sea de utilidad para muchos padres, madres o tutores.

Existen debates muy interesantes sobre diversas temáticas relacionadas con la edad a la que un menor debe/puede tener acceso a un smartphone. No es nuestro objetivo centrarnos en este tipo de debates. Sin embargo, consideramos que aplicaciones como la que presentamos: Familylink, que facilita el control sobre los dispositivos de nuestros hijos, puede aportar un enfoque diferente. Tal vez herramientas como puedan crear nuevos horizontes en esos debates.

Por otra parte también tenemos presente el eterno temor relacionado con el control que tiene El Super (Google) sobre nosotros. Familylink es de Google, es gratis, o mejor expresado: no cuesta dinero. Posiblemente tiene otros intereses: captar nuevos «jóvenes» clientes en las cuentas de correo (gmail), obtener beneficios al facilitar compras controladas y supervisadas entre otras opciones: grupo familiar para comprar contenidos como música, juegos películas y otros tantos intereses. Todo esto lo dejaremos atrás (o casi) para centraremos en las ventajas  que ofrece esta aplicación a los padres, madres o tutores. Cada cual que decida si quiere pagar o no la «factura» incorporando esta aplicación por una parte al dispositivo de nuestros hijos que será «controlado» por otra parte al instalar también la aplicación «controladora» también en nuestros móviles. Por lo tanto, damos la primera pista: debe estar instalada en ambos dispositivos.

Antes resolveremos 2 preguntas:

¿Cómo se accede a ella?

Es fácil, se instala la aplicación en el dispositivo de los padres y en el de los hijos. En ambos casos puede ser cualquiera de los dos sistemas más habituales: IOS o Android. Cada uno se configura con el perfil que le corresponde (padres o tutores o hijos).

¿Es válido para todos los dispositivos?

Pues mucho me temo que no. Aun así, aquí puedes comprobar si tu dispositivo es compatible. Los más recientes y habituales está en la lista.

Analizaremos que información y control ofrece la aplicación desde el móvil de los padres:

1º ¿Dónde? Ubicación.

Podemos configurar que nos indique en cada momento donde está ubicado el móvil de nuestro hijo. Además, tenemos varias opciones desde una ubicación de ahorro de batería, hasta una con alta precisión. En todos los casos nos mostrará un mapa de… ¿GoogleMaps?.

2º ¿Qué hace? Actividad.

Nos permite conocer la actividad de nuestros hijos indicando el tiempo dedicado a cada una de las aplicaciones que tiene instaladas, incluyendo funciones como el teléfono o incluso la cámara. Además, podemos conocer informes que resumen la actividad de ayer, de la última semana o del último mes.

3º ¿Cuándo? Hora de dormir.

Aunque la siguiente funcionalidad es el bloqueo/desbloqueo del móvil, antes debemos hablar de los límites de uso. FamilyLink nos permite bloquear el uso del móvil a una franja horaria y un límite de tiempo en esa franja. Por ejemplo, podemos no permitir el uso del móvil desde las 22:15 hasta las 7:00. Se denomina «Hora de dormir»

Además, estas franjas la podemos determinar por días. Por ejemplo, el límite puede ser diferente los fines de semana.

4º ¿Cuánto? Límite diario.

El uso del dispositivo (siempre y cuando esté en la franja permitida) también podemos limitarlo. Podemos limitarlo a dos horas, o quince minutos y siempre tenemos la opción de modificarlo en el momento. Lo vemos en el siguiente punto.

5º ¿Cómo? Desloqueos/bloqueos.

Otra funcionalidad interesante. Todo lo establecido en los puntos anteriores puede ser modificado con bloqueos o desbloqueos inmediatos. Si ha superado las dos horas, y queremos permitir que siga usándolo, podemos desbloquear.  También podemos hacer lo contrario: aunque no haya alcanzado el límite podemos establecer un bloqueo en el momento.

6º ¿Cuáles? Aplicaciones.

Podemos establecer que aplicaciones son permitidas y cuales son bloqueadas. Hablamos de aplicaciones internas del móvil, así como aplicaciones instaladas externamente. A nuestro hijo no se le permite tener instaladas aplicaciones si nosotros no lo permitimos. Mediante un mensaje nos llega la solicitud de permiso para instalar la aplicación. Si hemos permitido la instalación, la puede instalar, y nosotros posteriormente podemos eliminar los permisos de uso sobre esa aplicación.

Además podemos establecer limitaciones PEGI para juegos, para la compra o alquiler de películas, libros o incluso música.

IMPORTANTE: La cámara de fotos es una aplicación, por lo tanto, el acceso se puede limitar desde algunas aplicaciones (por ejemplo Google Fotos)  o limitar la cámara como tal aplicación del dispositivo.

7º ¿Puede? Permisos dentro de las aplicaciones

Además, dentro de cada aplicación podemos limitar los accesos de estas aplicaciones al dispositivo móvil. Por ejemplo con la aplicación Instagram podemos limitar la opción de almacenamiento, acceso a contactos, SMS o teléfono.

8ª ¿Hasta dónde? Limitación de acceso a sitios web.

Considero que la explicación que ofrecen desde Google es perfecta: “Ningún filtro es perfecto”. Aplaudo esa sinceridad y por otra parte también les descarga de responsabilidades. Aun así nos permite gestionar sitios web del dispositivo de nuestros hijos. Por un parte podemos gestionarlos, y por otra limitarlos a una lista.

9º ¿Busco? Filtro de búsqueda.

No deja atrás filtros para la búsqueda.  Nos añade un comentario similar al del punto anterior “Este filtro no es perfecto y es posible que nombredetuhijo siga encontrando contenido que no quieres que vea”

10º ¿Llamar? Llamadas siempre.

Una de las novatadas en el uso de Familylink es que aparentemente, una vez bloqueado el móvil, no permite hacer llamadas. Decimos aparentemente por que la opción de llamadas de urgencias, no esta exclusivamente limitada a llamadas al 112, podemos llamar a cualquier teléfono.

Por lo tanto, el teléfono podemos dejarlo como herramienta tan útil como un PC o tablet para hacer los deberes o permitir relacionarse a través las redes sociales (de forma semi-controlada) o dejarlo limitado a un localizador con posibilidad de llamadas. Lo mejor, una combinación de cualquiera de las opciones anteriores ofreciendo un amplio abanico.

CONCLUSIONES:

Desde el área de educación es frecuente que la crítica, el análisis y la reflexión llegue a ocultarnos posibles salidas. Este podría ser un caso. Podemos debatir, podemos criticar y podemos analizar detalladamente desde diversos prismas si los menores pueden usar móviles, tabletas, cuanto tiempo, que tipo de uso, donde pueden acceder, etc. Pero considero que en este análisis debemos tener presente aplicaciones como familylink. Desde luego, no es la solución definitiva, como afirma el mismo “Google” pero puede ayudar considerablemente a facilitar un uso responsable de estos dispositivos. Es más, afirmaría que estamos obligados a educar en el uso de estos dispositivos, no evitarlos. Eso si, padres, madres y tutores, y educadores en general, es nuestra responsabilidad aprender a controlar, conocer y usar aplicaciones como familylink o similares.

Que inicialmente era nuestro objetivo. Dar a conocer esta herramienta.

Por último, para edades más cercanas a la pubertad recomiendo el visionado de Arkangel (un capítulo de la serie Black Mirror). Nos ayudará a reflexionar sobre el tema de privacidad de nuestros hijos y su educación. No te dejará indiferente.

 

Foto de portada: Photo by insung yoon on Unsplash

Un ejemplo de la transversalidad de las TIC en pedagogía laboral.

photo-1462146449396-2d7d4ba877d7 (1)
Imagen de dan carlson (unplash)

Después de las creaciones de los alumnos tienes a tu disposición una breve introducción sobre estos trabajos.

Te agradecería cualquier comentario respecto a estos trabajos.

 

 

YOUTUBE

VIDEOSCRIBE Y YOUTUBE



POWTOON. Realización de presentaciones a través de la creación de vídeos con animaciones.

CREACIÓN DE PÁGINAS WEB

 

 

Para visualizar haz clic en la parte inferior: «Powered by emaze»

Powered by emaze

PODCAST

BLOGS (haz clic para acceder)

1 2

LCMS y SCORM (haz clic para acceder)

Requiere un trato especial los muchos trabajos que los alumnos han presentado en su propia LMS, aprovechando las opciones que ofrece MoodleClouds. .

3

 

 

Si quieres acceder Usuario pablo, contraseña pablo

 

 

 

INTRODUCCIÓN

Hace años las TIC irrumpían en los procesos de aprendizaje como la gran revolución. No te rías, pero en su día se llegó a plantear incluso que estas podrían sustituir el papel del profesor en las aulas. No fueron pocos los debates que se plantearon en la década de los 90 relacionados con este tema, y reavivados después con la «explosión» de internet. Como reacción a estos cambios, y otras circunstancias apareció una especificación en educación denominada TIC que se encargaba principalmente de obtener el máximo partido de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación que emergían para incorporándolas a la educación, y especialmente a los procesos de enseñanza aprendizaje.

¿Cómo ha evolucionado? En muchas facetas de nuestra vida las TIC han modificado nuestras acciones. Hacemos gestiones bancarias sin tener que acudir físicamente al banco, pedimos citas médicas, nos comunicamos a través de las redes sociales y un largo etcétera. Podríamos afirmar que las TIC se han «incrustado» en nuestras vidas, y ya son parte de las vidas de aquellos que ahora se están educando.

Continuar leyendo «Un ejemplo de la transversalidad de las TIC en pedagogía laboral.»