Las 10 preguntas más importantes sobre Familylink (herramienta de control parental)

Family Link es una herramienta que colabora con el control parental sobre dispositivos móviles de menores.

Queremos ayudarte a conocerla mejor.

Lo sabemos. No es un tema habitual en este blog, pero tampoco existen muchas referencias relacionadas con esta temática y nos hemos atrevido a realizar un breve aporte que sea de utilidad para muchos padres, madres o tutores.

Existen debates muy interesantes sobre diversas temáticas relacionadas con la edad a la que un menor debe/puede tener acceso a un smartphone. No es nuestro objetivo centrarnos en este tipo de debates. Sin embargo, consideramos que aplicaciones como la que presentamos: Familylink, que facilita el control sobre los dispositivos de nuestros hijos, puede aportar un enfoque diferente. Tal vez herramientas como puedan crear nuevos horizontes en esos debates.

Por otra parte también tenemos presente el eterno temor relacionado con el control que tiene El Super (Google) sobre nosotros. Familylink es de Google, es gratis, o mejor expresado: no cuesta dinero. Posiblemente tiene otros intereses: captar nuevos “jóvenes” clientes en las cuentas de correo (gmail), obtener beneficios al facilitar compras controladas y supervisadas entre otras opciones: grupo familiar para comprar contenidos como música, juegos películas y otros tantos intereses. Todo esto lo dejaremos atrás (o casi) para centraremos en las ventajas  que ofrece esta aplicación a los padres, madres o tutores. Cada cual que decida si quiere pagar o no la “factura” incorporando esta aplicación por una parte al dispositivo de nuestros hijos que será “controlado” por otra parte al instalar también la aplicación “controladora” también en nuestros móviles. Por lo tanto, damos la primera pista: debe estar instalada en ambos dispositivos.

Antes resolveremos 2 preguntas:

¿Cómo se accede a ella?

Es fácil, se instala la aplicación en el dispositivo de los padres y en el de los hijos. En ambos casos puede ser cualquiera de los dos sistemas más habituales: IOS o Android. Cada uno se configura con el perfil que le corresponde (padres o tutores o hijos).

¿Es válido para todos los dispositivos?

Pues mucho me temo que no. Aun así, aquí puedes comprobar si tu dispositivo es compatible. Los más recientes y habituales está en la lista.

Analizaremos que información y control ofrece la aplicación desde el móvil de los padres:

1º ¿Dónde? Ubicación.

Podemos configurar que nos indique en cada momento donde está ubicado el móvil de nuestro hijo. Además, tenemos varias opciones desde una ubicación de ahorro de batería, hasta una con alta precisión. En todos los casos nos mostrará un mapa de… ¿GoogleMaps?.

2º ¿Qué hace? Actividad.

Nos permite conocer la actividad de nuestros hijos indicando el tiempo dedicado a cada una de las aplicaciones que tiene instaladas, incluyendo funciones como el teléfono o incluso la cámara. Además, podemos conocer informes que resumen la actividad de ayer, de la última semana o del último mes.

3º ¿Cuándo? Hora de dormir.

Aunque la siguiente funcionalidad es el bloqueo/desbloqueo del móvil, antes debemos hablar de los límites de uso. FamilyLink nos permite bloquear el uso del móvil a una franja horaria y un límite de tiempo en esa franja. Por ejemplo, podemos no permitir el uso del móvil desde las 22:15 hasta las 7:00. Se denomina “Hora de dormir”

Además, estas franjas la podemos determinar por días. Por ejemplo, el límite puede ser diferente los fines de semana.

4º ¿Cuánto? Límite diario.

El uso del dispositivo (siempre y cuando esté en la franja permitida) también podemos limitarlo. Podemos limitarlo a dos horas, o quince minutos y siempre tenemos la opción de modificarlo en el momento. Lo vemos en el siguiente punto.

5º ¿Cómo? Desloqueos/bloqueos.

Otra funcionalidad interesante. Todo lo establecido en los puntos anteriores puede ser modificado con bloqueos o desbloqueos inmediatos. Si ha superado las dos horas, y queremos permitir que siga usándolo, podemos desbloquear.  También podemos hacer lo contrario: aunque no haya alcanzado el límite podemos establecer un bloqueo en el momento.

6º ¿Cuáles? Aplicaciones.

Podemos establecer que aplicaciones son permitidas y cuales son bloqueadas. Hablamos de aplicaciones internas del móvil, así como aplicaciones instaladas externamente. A nuestro hijo no se le permite tener instaladas aplicaciones si nosotros no lo permitimos. Mediante un mensaje nos llega la solicitud de permiso para instalar la aplicación. Si hemos permitido la instalación, la puede instalar, y nosotros posteriormente podemos eliminar los permisos de uso sobre esa aplicación.

Además podemos establecer limitaciones PEGI para juegos, para la compra o alquiler de películas, libros o incluso música.

IMPORTANTE: La cámara de fotos es una aplicación, por lo tanto, el acceso se puede limitar desde algunas aplicaciones (por ejemplo Google Fotos)  o limitar la cámara como tal aplicación del dispositivo.

7º ¿Puede? Permisos dentro de las aplicaciones

Además, dentro de cada aplicación podemos limitar los accesos de estas aplicaciones al dispositivo móvil. Por ejemplo con la aplicación Instagram podemos limitar la opción de almacenamiento, acceso a contactos, SMS o teléfono.

8ª ¿Hasta dónde? Limitación de acceso a sitios web.

Considero que la explicación que ofrecen desde Google es perfecta: “Ningún filtro es perfecto”. Aplaudo esa sinceridad y por otra parte también les descarga de responsabilidades. Aun así nos permite gestionar sitios web del dispositivo de nuestros hijos. Por un parte podemos gestionarlos, y por otra limitarlos a una lista.

9º ¿Busco? Filtro de búsqueda.

No deja atrás filtros para la búsqueda.  Nos añade un comentario similar al del punto anterior “Este filtro no es perfecto y es posible que nombredetuhijo siga encontrando contenido que no quieres que vea”

10º ¿Llamar? Llamadas siempre.

Una de las novatadas en el uso de Familylink es que aparentemente, una vez bloqueado el móvil, no permite hacer llamadas. Decimos aparentemente por que la opción de llamadas de urgencias, no esta exclusivamente limitada a llamadas al 112, podemos llamar a cualquier teléfono.

Por lo tanto, el teléfono podemos dejarlo como herramienta tan útil como un PC o tablet para hacer los deberes o permitir relacionarse a través las redes sociales (de forma semi-controlada) o dejarlo limitado a un localizador con posibilidad de llamadas. Lo mejor, una combinación de cualquiera de las opciones anteriores ofreciendo un amplio abanico.

CONCLUSIONES:

Desde el área de educación es frecuente que la crítica, el análisis y la reflexión llegue a ocultarnos posibles salidas. Este podría ser un caso. Podemos debatir, podemos criticar y podemos analizar detalladamente desde diversos prismas si los menores pueden usar móviles, tabletas, cuanto tiempo, que tipo de uso, donde pueden acceder, etc. Pero considero que en este análisis debemos tener presente aplicaciones como familylink. Desde luego, no es la solución definitiva, como afirma el mismo “Google” pero puede ayudar considerablemente a facilitar un uso responsable de estos dispositivos. Es más, afirmaría que estamos obligados a educar en el uso de estos dispositivos, no evitarlos. Eso si, padres, madres y tutores, y educadores en general, es nuestra responsabilidad aprender a controlar, conocer y usar aplicaciones como familylink o similares.

Que inicialmente era nuestro objetivo. Dar a conocer esta herramienta.

Por último, para edades más cercanas a la pubertad recomiendo el visionado de Arkangel (un capítulo de la serie Black Mirror). Nos ayudará a reflexionar sobre el tema de privacidad de nuestros hijos y su educación. No te dejará indiferente.

 

Foto de portada: Photo by insung yoon on Unsplash

diciembre 4, 2018

Etiquetas: ,

Deja un comentario