Mi alumnos de e-learning

Mis alumnos en e-learning.
Desde hace años, llevo formando profesionales de diversos ámbitos de la creación de acciones formativas en modalidad e-learning. He tenido la suerte de formar a más de 300 profesionales en los últimos años, de ámbitos tan diversos como policías, bomberos, médicos, educadores, mecánicos, ingenieros y otros ámbitos profesionales. He utilizado tanto Moodle como Webct como plataformas.
Como conclusiones, me gustaría destacar el atractivo que finalmente han tenido el uso de estas tecnologías en estos profesionales. Si bien, en los inicios de todos los cursos, existe un sentimiento de desconcierto, y cierto temor al uso informático imprescindible para el desarrollo de las acciones, al final de cada curso me he llevado la satisfacción de ver un excelente desarrollo por parte de los alumnos. En muchos de ellos, observo que descubren una herramienta de gran utilidad para el futuro desarrollo de su trabajo como formadores.
Las organizaciones incentivan el uso de estas tecnologías más que por ser una herramienta actual, por ser una herramienta rentable, que bien organizada podrá evitar costes tanto económicos, como de tiempo y desplazamiento.
La metodología usada en todos los casos siempre ha sido la misma. Cada alumno, desde el primer día cuenta con su propio curso, su propio espacio virtual, en el que tiene los privilegios de profesor. Es más, a pesar de las dificultades que supone para mi, les invito a que inicién un curso que en un futuro tengan pensado desarrollar.
Se ven obligados a conjugar dos roles, por una parte alumnos de mi curso, por otra, profesores del suyo propio. Debemos tener presente que para la mayoría de ellos, es su primer contacto con la modalidad e-learning.
Tal como van avanzando, desde la creación de etiquetas, o títulos, hasta la creación de exámenes, o gestión de las evaluaciones, van orientando progresivamente su curso a sus propias necesidades profesionales, y su estilo de enseñanza. El resultado, es la creación de su propio espacio formativo.
Por otra parte, y un más importante, es acompañar la enseñanza de la técnica necesaria para el desarrollo de acciones formativas en e-learning, de una formación pedagógica en el uso de estos recursos.  Aprender a colgar en cualquier plataforma archivos en formato PDF es fácil, aprender a organizarlos en función de si su lectura es obligatoria u opcional, o realizar ejercicios de evaluación respecto a dichos documentos, o colgarlos en un foro si son adecuados para pedir la opinión, o el uso de tareas, etc requiere un diseño pedagógico adecuado. Si no es así, como ocurre frecuentemente, la formación en modalidad e-learning, respecto a los contenidos, será una página web con acceso restringido.
Podríamos seguir ampliando en la elaboración de contenidos con la generación de los mismos en formato Scorm, o con lecciones (moodle), y muchos aspectos más, pero, además debemos tener en cuenta otros aspectos pedagógicos que tendrán su repercusión en la elaboración de las acciones formativas en e-learning: la comunicación, la evaluación, el proceso de enseñanza aprendizaje, y un largo etc.
Haciendo uso de las diversas profesiones, explicar el diseño de acciones en modalidad e-learning, centrándonos exclusivamente en la técnica, sería como decir al policía, que estudie las armas sin explicar el correcto uso que debe hacer de ellas, o al médico el bisturí y otras herramientas, sin explicar adecuadamente como realizar diagnósticos y a racionalizar su uso.
Se abre un nuevo campo de actuación pedagógica, que en mi opinión pasa frecuentemente desapercibido bajo el paraguas de la innovación tecnológica implícita. A veces nos preocupamos de explicar Moodle 2.0 sin conocer el 50% de la potencialidad pedagógica que ya tenía la versión Moodle1.5, ya obsoleta.

  • Pablo, me ha hecho gracia leer esto porque yo he hecho lo mismo con mis alumnos, abrir para ellos un curso y que actuaran como profesores en el suyo y como alumnos en el mio, y ha funcionado muy bien

    Montse

  • Deja un comentario